Make your own free website on Tripod.com

MONASTERIO "SANTA CATALINA DE SIENA" -ARGENTINA

Home

Monjas Dominicas de Córdoba - Argentina | ¿Qué es una monja dominica contemplativa? | Devoción a María | PRIMER MONASTERIO DE ARGENTINA | SANTA CATALINA DE SIENA | Sor Leonor de Santa María Ocampo o.p. | HE AQUI LA ESCLAVA DEL SEÑOR | NECROLOGIA DE SOR LEONOR | Las Gracias de Dios | Paginas recomendadas | Cómo contactarnos:
SANTA CATALINA DE SIENA

rejas.jpg

"Muero de pasión por la Iglesia"

Teniendo a Dios como amigo,
vivirás en la luz de la fe,
con esperanza y fortaleza,
con verdadera paciencia y perseverancia,
todos los días de tu vida
Nunca estarás solo,
y nunca temerás a nadie ni a nada,
porque encontrarás tu seguridad en Dios.

Catalina de Siena

Su Historia de vida:

Como en una especie de fusión entre la historia y la leyenda, Catalina de Siena:
-Nació en 1347, la hija número veinticuatro, de una familia bastante acomodada de mercaderes.

-A los seis años, y luego a los siete, tuvo visiones de Jesús, y se comprometió a solas con él para siempre. Durante los siguientes años, vivió voluntariamente el ayuno, la soledad, la oración, las privaciones y flagelaciones, dejando el hogar sólo para participar de la misa.

-A los doce años, edad de casarse, hizo vida social por un tiempo. Pero cuando su familia le eligió un marido conveniente, ella les comunicó su compromiso espiritual y se rapó, como signo de su determinación

-Catalina perseveró hasta que, por fin, aun de mala gana, fue admitida a un grupo de mujeres laicas, viudas, que usaban el hábito blanco y negro de los dominicos, que hacía ya mucho tiempo que la había cautivado.
Se retiró a su habitación durante tres años, viviendo en contemplación y soledad.
A sus jóvenes veinte años, sintió que el amor de Dios no puede separarse del servicio a los hermanos y dejó su soledad, haciéndose presente en las callles y asistiendo a los enfermos de la ciudad.
En los siguientes años, Catalina asumió el ministerio en favor de los presos,y esto hizo de ella una presencia familiar y deseada en las cárceles y en los lugares de condena. Se convirtió en una "madre" para una multitud de seguidores, ancianos y jóvenes laicos y religiosos, que acogieron gustosamente su liderazgo y su guía espiritual.
Catalina también ejerció su innata habilidad de ser mediadora, primero en disputas locales, luego regionales y finalmente ante las cortes papales de Roma y Avignon, y por invitación papal, trabajó por unificar esta división en la Iglesia.

Dictó cientos de cartas a los líderes de la Iglesia y a los políticos, así como a muchas personas, ensalzando, reprendiendo, urgiendo, demandando, instruyendo, y consolando.

-Durante estos años, compuso y dictó una obra extraordinaria, "El Diálogo", una síntesis de su teología, de su espiritualidad, de sus asuntos pastorales y de sus convicciones. Fue la primera mujer cuya obra se publicó en uno de los dialectos italianos.
Y a los treinta y tres años, Catalina de Siena murió.

Con semejante historia, es fácil comprender por qué los biógrafos y escritores espirituales, tan a menudo, han sacrificado, la mujer y la mística, para relatar una historia dramática y sensacional.
Se tiene la impresión de que estamos frente a una mujer concentrada en un sólo propósito, de voluntad recia,(¿Obstinada?), que, desde su más tierna edad, supo exactamente lo que quería y lo que Dios quería de ella. No hay ninguna evidencia de que ella cambió de parecer sobre muchas cosas, y está claro que los "acomodos", no eran para ella algo muy virtuoso.
Fue dotada de una gran creatividad y contrariamente a las expectativas y a las costumbre, vistió el hábito de una orden religiosa sin dejar el hogar de sus padres para vivir en el convento. Ella habrá buscado fuertes directores espirituales, pero nunca se sometió a una madre superiora. En cambio, se rodeó de un fuerte clero, religiosos, laicos, en su mayoría hombres. Pero ni los más diversos huéspedes, ni los criminales callejeros, ni los mismos papas la intimidaron. Si acaso le habían enseñado que la mujer es inferior, obviamente no lo tuvo en cuenta.
Una historia personal puede así convertir a Catalina de Siena en una extraordinaria y fascinante figura, pero también terriblemente distante, cuyas experiencias de vida tienen muy poco que decir a la humanidad. Se pueden referir algunos aspectos críticos de su temprana espiritualidad, que no son imitables y ni siquiera deseables, que son fuera de lo común hasta el punto de llegar a ser grotescos, y muy lejanos de nuestra sensibilidad.
Pero lo que debemos tener en cuenta de Catalina de Siena es la profundidad de su ser que aflora ya en su juventud, dando fuerza y dirección a sus extraordinarios últimos años.

Imágenes espirituales

sta.jpg

Aunque analfabeta, como gran parte de las mujeres y muchos hombres de su tiempo, dictó un maravilloso libro titulado Diálogo de la Divina Providencia, donde recoge las experiencias místicas por ella vividas y donde se enseñan los caminos para hallar la salvación. Sus trescientas setenta y cinco cartas son consideradas una obra clásica de gran profundidad teológica.Expresa los pensamientos con vigorosas y originales imágenes. Se la considera una de las mujeres más ilustres de la edad media, maestra también en el uso de la lengua italiana.
Muy conocida la imágen del río y el puente, ese río que muchos de nosotros recorremos pesadamente, desanimados; y ese puente construído sobre el río como salida de salvación. También se destaca el tema más central de sus intuiciones interiores y de su trayectoria como una figura del mundo: la inseparable unidad entre el Amor de Dios y el servicio a la humanidad.
En sus escritos se refleja su gran percepción de que Dios ciertamente nos habla y de que la vida espiritual, en última instancia, es un diálogo de amor entre Dios que es y nosotros que no somos nada sin Dios.

Necrología de Sta. Catalina

santacata2.jpg

Santa Catalina de Siena, quien murió a consecuencia de un ataque de aplopejía, a la temprana edad de treinta y tres años, el 29 de abril de 1380, fue la gran mística del siglo XIV.
El Papa Pío II la canonizó en 1461. Sus restos reposan en la Iglesia de Santa María sopra Minerva en Roma, donde se la venera como patrona de la ciudad; es además, patrona de Italia y protectora del pontificado.

El Papa Pablo VI, en 1970, la proclamó doctora de la Iglesia.

Ella y Santa Teresa de Jesús son las dos únicas mujeres que ostentan este título.

sma.jpg

Oración

Gracias, Padre Eterno, gracias.
Tú no me has abandonado a mí, que soy la obra de tus manos
Tú no me has dado vuelta la cara,
ni has despreciado mis sentimientos.
Tú que eres la Luz, has aceptado mi oscuridad.
Tú, el gran médico, has sanado mis enfermedades.
Tú que eres la Vida, no me has dejado morir.
Tú que eres la Sabiduría, no te has ido a causa de mi necedad.
Tú, al contrario, me has rodeado
de Tu bondad y de Tu Amable Misericordia
y me has nutrido
con el amor por Ti y por el Prójimo.
Gracias Padre Eterno, gracias.
Amen.-

Santa Catalina de Siena

Julio de 2002